Prueba genética clave: Hallaron pelos de Micaela en la aspiradora que tenía Wagner

Se conoció la prueba genética clave para incriminar al violador serial. En nueve días comienza el juicio contra los cuatro imputados.

De acuerdo a la publicación del Diario Uno de la capital provincial, a varios les sorprendió que Sebastián Wagner y su pareja, Nora González, se pusieran a lavar el auto poco después de las 8 de la mañana del 1° de abril, en su casa del barrio Holanda de Gualeguay. Unos días después se sabría que el violador serial condenado y beneficiado con salidas de la prisión, había estado implicado en el caso de lo que entonces era todavía la desaparición de Micaela García. Aquel episodio evidenció el intento de borrar las pruebas del vehículo a donde fue subida la víctima antes de asesinarla. Pero los rastros quedaron dentro de la aspiradora utilizada en la limpieza interior del auto y ahora confirman la hipótesis de la Fiscalía: había pelos de Micaela.

La prueba genética clave se conoció ahora, a nueve días del juicio oral y público contra tres acusados del rapto, la violación y el asesinato, y uno por encubrimiento. Durante el allanamiento a la vivienda de González, donde estaba residiendo Wagner, se secuestró la aspiradora y todo su contenido fue enviado al Laboratorio de Genética Forense del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos. Como se trata de pericias que llevan su tiempo, la investigación siguió adelante, se produjeron las imputaciones y la causa fue elevada a juicio, mientras se esperaba el informe solicitado.

El fiscal Ignacio Telenta, que llevó adelante la causa y será acusador en el juicio, informó a UNO que “se peritaron los pelos de la aspiradora, se compararon con el ADN de Micaela, y el resultado dio un porcentaje altamente favorable de que son de ella”. En este sentido, valoró que “es una prueba muy importe para la Fiscalía”.

Si la confesión de Wagner sobre su participación en el hecho (dijo que abusó de Micaela pero que quien la mató fue su patrón, Néstor Pavón) necesitaba una prueba objetiva, esta pericia de ADN no deja lugar a dudas.

Aunque se enviaron a analizar muchos elementos de los que no se pudieron obtener resultados favorables, la de los pelos en la aspiradora no se trata de la única prueba científica incorporada al legajo. Entre otras, detalló el fiscal, se encuentra una huella palmar que se levantó de un desodorante que estaba en el auto, la cual corresponde a uno de los imputados (Otero). Además, en el vehículo se levantaron muestras de polen y tierra que se compararon con muestras obtenidas en cercanías al lugar del hallazgo del cuerpo como en las prendas de vestir de la víctima, y dio resultado favorable, es decir, son coincidentes.

Un juicio largo

Será uno de los juicios del año en Entre Ríos el que comenzará el jueves 21 de setiembre en el Tribunal de Gualeguay. Están citados a declarar unos 60 testigos, y según el transcurrir del debate de algunos podrían desistir las partes, pero a su vez podrían surgir nuevos nombres de personas que tuvieran conocimiento de algún hecho importante para el esclarecimiento del hecho que, en tal caso, serían citados a dar su testimonio.

Telenta confirmó a UNO que en los alegatos de apertura plantearán la hipótesis de la coautoría del femicidio por parte de tres de los imputados: Wagner, su patrón dueño del lavadero, Néstor Pavón, y su hijastro (hijo de Nora González) Gabriel Otero. En tanto que para el padrastro de Wagner, Fabián Ehcosor, sostendrán la acusación por encubrimiento agravado. En forma alternativa respecto de Pavón, la Fiscalía lo acusará por encubrimiento, en caso de no lograr probar en el juicio su participación en el hecho más grave. Para los tres primeros la pena única que corresponde al delito imputado (Abuso Sexual y Homicidio agravado por alevosía, críminis causae y violencia de género) es la prisión perpetua. En tanto que para el cuarto pedirán una pena de prisión efectiva.

Cabe recordar que Wagner confesó haber abusado sexualmente de la víctima, pero se desvinculó de la muerte por ahorcamiento, la cual le achacó a Pavón. Pero además de su relato, lo incriminan el hecho de haberse fugado a la casa de su madre en Moreno, Buenos Aires, las mencionadas pruebas científicas y sus antecedentes por violaciones.

Pavón había quedado detenido en un primer momento por haber facilitado la huida de Wagner en la madrugada del martes 4 de abril, en un camión de un amigo que lo llevó a Campana.

En su primera declaración había ocultado esta información, pero él dijo luego que era porque se había asustado de quedar implicado. Su situación se complicó tras la declaración de Wagner, que lo mencionó como partícipe de la violación y autor del asesinato.

Otero fue el último en ser detenido, a finales de abril. Hasta ese momento no había estado bajo sospecha, pero un testigo declaró que lo vio la mañana del femicidio en el auto que conducía Wagner, y lo reconoció en una rueda.

Ehcosor fue quien ayudó a Wagner a esconderse en distintos lugares del conurbano bonaerense mientras lo buscaban en todo el país. Dijo que no sabía que el hijo de su pareja estaba prófugo pero los mensajes hallados en su celular lo desmentirían.

Están los cuatro con prisión preventiva, sólo Otero en carácter de arresto domiciliario.

Micaela-García-Sebastián-Wagner-640x360

 

Comentarios