Pérez Volpin murió por perforaciones en el esófago.

A dos meses de la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin, la autopsia confirmó que la causa de su fallecimiento fue una “perforación instrumental” en el esófago combinada con una entrada de aire, que se habrían producido durante la endoscopía a la que era sometida en el Sanatorio de la Trinidad o por las maniobras de reanimación tras su descompensación general.o_1518346993

 

Poco después de que trascendieran los detalles de la autopsia, Enrique Sacco, viudo de la periodista, agradeció “conocer la verdad”,  aunque fuera triste y denunció a las autoridades del sanatorio en que se realizó la intervención y al primer juez de la causa. Sacco aseguró que los detalles de la autopsia fueron “contundentes” y gracias a ello los familiares “conseguiremos un poco de paz”.

“La única respuesta que tuvimos fue la incertidumbre. Sabemos que el médico siempre sospecha y sabe qué pudo haber pasado, pero a nosotros nos decían que no sabían qué había pasado”, denunció Sacco en alusión a las autoridades de la clínica privada en la que ocurrió la muerte de la legisladora porteña de Evolución Ciudadana. Sacco aclaró, además, que la familia que no tiene rencores, “sólo queremos la verdad para que haya justicia pero, por sobre todas las cosas, para que esto no le ocurra a nadie nunca más”.

El abogado de la familia, Diego Pirota, por su parte, confirmó que el informe “es abrumador” y cargó tanto contra el juez Gabriel Ghirlanda como contra la Trinidad por obstaculizar “la averiguación de la verdad”. “Ahora sabemos por qué murió Débora, no hay más dudas”, señaló al desestimar las distintas versiones que se difundieron desde el fallecimiento de la periodista, entre ellas el supuesto paro cardíaco que habría sufrido y la “falsa” información de que estaba enferma de hepatitis.

En cuanto a Ghirlanda, Pirota denunció que secuestró el endoscopio tres días después de la muerte de Pérez Volpin, por lo cual la familia ya no podrá comprobar “el momento en que la lesionaron “, y advirtió que tras su renuncia al caso “sigue siendo juez”. Adelantó, sin embargo, que lo denunciará ante el Consejo de la Magistratura.

El informe definitivo de la autopsia determinó que se investigará una “cadena de errores médicos” dado que el estudio de anatomía patológica practicado sobre el cuerpo de la legisladora confirma una perforación en el esófago a cinco centímetros del hueso hioides.

Con los resultados confirmados, la Justicia deberá investigar ahora cómo se produjo la muerte de Pérez Volpin y cuáles fueron los errores durante la endoscopía.

Comentarios