Antonella sigue con su lucha, pero la familia vive momentos angustiantes

Antonella González se acerca al trasplante de médula, pero la mamá está angustiada. Su casa no está preparada para que la niña vuelva a Gualeguaychú . Además, sus otros hijos “la están pasando mal”.

Mientras la niña Antonella González, de 8 años, se acerca a su trasplante de médula, su familia está angustiada porque la vivienda que poseen no está preparada para que ella vuelva a Gualeguaychú cuando su salud se lo permita.

En el mediodía de este lunes, el último estudio que debían realizarle a Antonella para confirmar el trasplante de médula, tuvo buenos resultados, por lo que ahora comenzará una serie de cinco sesiones continuas de quimioterapia en aislamiento, para luego realizar el tan esperado y necesitado trasplante de médula ósea.

Natalia Bazán, mamá de la niña internada en el Hospital Garrahan, contó la difícil situación económica que atraviesan y la preocupación por la vivienda que poseen en el Barrio Pitter de Gualeguaychú, donde la niña necesita una habitación y un baño solo para uso personal.

“Si todo sale bien, en tres o cuatro meses ella puede volver a su casa, igual que acá en el hospital, cuando empiece a funcionar su médula, nos tenemos que ir y estamos buscando un lugar porque ella no puede volver al hotel donde estamos, hay muchas personas enfermas ahí. Estamos re complicados, no sabemos a dónde vamos a ir, para alquilar un departamento, las inmobiliarias nos piden 25 mil pesos de depósito y después cerca de siete mil por mes. Esto es los primeros tiempos, cuando tengamos que volver a Gualeguaychú, no sé qué vamos a hacer”, dijo y explicó las mejoras que se realizaron en la vivienda pero “quedaron sin terminar”.

“Se hizo una pieza adelante con la colaboración de la escuela adonde concurre Anto y otras donaciones y después apareció la gente del municipio, que ellos se iban a hacer cargo de la pieza y el baño de Antonella. Terminaron la otra que se estaba haciendo adelante y ellos mismos dijeron que eso no era lo adecuado para Anto, que iban a hacer otra pieza atrás, incluso ya están levantadas las paredes, ellos me mostraron el plano de cómo se iba a hacer todo y estuvieron más de dos meses en casa los albañiles trabajando y un día se fueron sin terminar lo que necesitábamos para Anto. Llamé a Estefanía que es la arquitecta de Viviendas y ella me explicó que los necesitaban para una obra y que tampoco había presupuesto. Pregunté cuando iban a volver y me respondieron que no sabían”.

La mujer sostuvo que “ellos se comprometieron con mi hija a hacerlo y si no lo van a hacer que lo digan y buscamos otra manera porque nosotros tenemos toda la fe del mundo de que nuestra hija va a volver a casa y cuando le toque volver no tiene adonde ir. Ellos me mostraron los planos, como iba a quedar todo, y no hay nada. Los grupos que estaban armados para ayudar, al intervenir el municipio, se dedicaron a hacer campaña por la donación de médula y a ayudar a otros chicos también. No sé qué voy a hacer cuando tenga que sacarla de acá, el municipio se borró, me dijeron que iban a volver pero no saben cuándo. Que la gente sepa que en casa no está todo terminado”, dijo.

Natalia explicó también que “el papá y yo estamos acá porque nos turnamos doce horas cada uno para cuidarla, otro no puede entrar, y mis hijos allá la están pasando mal. Tuvimos que sacar perros, gato, todo lo que había que pudiera tener pelo de mascotas y hasta están durmiendo en el piso todos en la misma pieza. Ni siquiera sé si tienen para comer. Cuando me toca ir a dormir al hotel lo paso llorando, porque los extraño, yo soy mamá de los cinco, no puedo preocuparme solo por uno”, relató.

Al ser consultada sobre si desde provincia o nación había recibido ayuda o algún ofrecimiento, Natalia respondió que “no hemos tenido contacto, pero acá por ejemplo hace cuatro meses que estoy haciendo trámites para una droga que Anto necesita y sale 130 mil pesos. La está tomando porque se la donaron, pero aún no la he conseguido y la verdad no queda tiempo para hacer otra cosa, hay que estar adentro, con ella”, finalizó en declaraciones a Radio Máxima.

Para colaborar

Número de cuenta en BANCO CREDICOOP Nº 217 Sucursal Gualeguaychú

Cuenta de ahorro en pesos: 63582 CBU 19 102117555121700635821 a nombre de Héctor Daniel Gonzalez (papá de Antonella) DNI 22524725 CUIL 20-22524725-1

Comentarios