Cinco años sin Blanca, la hija de “Pampita” Ardohain y Benjamín Vicuña: una estrella que ilumina a ambos lados de la Cordillera

El sábado 8 de septiembre llegó desde Chile la peor de las noticias. Luego de más de una semana de lucha, la pequeña de seis años falleció. Para ese entonces, ya se había hecho un lugar en el corazón de muchos argentinos, que la sentían como a una hijaBlanca-Vicuña-5

El sábado 8 de septiembre del 2012 llegó desde Chile la noticia que nadie quería escuchar: había muerto, luego de una semana de lucha, Blanca Vicuña, a los seis años. Por esos días, la pequeña había dejado de ser la hija de Benjamín y Carolina Ardohain para convertirse en la sobrina, nieta, hermana, ahijada de todos los argentinos que velaron por ella.

Pequeña luchadora

“Agradecemos el cariño y apoyo para Blanca, se fue rodeada de amor y luz. Viviremos nuestro dolor en la privacidad de la familia, amigos y con la energía que nos han enviado cientos de personas. Infinitas gracias”, rezaba el comunicado de prensa que el actor y la modelo mandaron a los medios, apenas horas después de haber despedido a su hija.

La pequeña estaba internada desde el 30 de agosto en la Unidad de Tratamientos Intensivos de la Clínica Las Condes, en Santiago de Chile, donde llegó con un cuadro de neumonía, que se agravó por una bacteria.

 Blanca se fue rodeada de amor y luz

La familia (Pampita, Benjamín, Blanca, Bautista de 4 años y Benicio de dos meses) se encontraba disfrutando de sus primeras vacaciones de a cinco y celebrando la llegada del menor de los hermanos, hasta que un cuadro de fiebre de la mayor puso en alerta a la modelo y al actor, que decidieron interrumpir su viaje por Riviera Maya y regresar a Chile para que los médicos la revisaran.

Durante el tiempo que duró la internación, Carolina y Benjamín no se movieron de al lado de ella. “Creo en Dios”, escribió el chileno en su cuenta de Twitter, esperanzado, mientras que la modelo usó las redes para pedir dadores de sangre.

La noche anterior a su partida sufrió un derrame cerebral y horas más tarde, el desenlace fatal. Los médicos le habían estado realizando diálisis, le suministraron drogas vasoactivas y un sistema especial le oxigenaba su sangre, pero nada de eso fue suficiente.

Dios quería otra flor para su jardín y la eligió a Blanca”, fueron las palabras que eligió en ese momento la jurado del Bailando para despedir a aquella personita de ojos dulces que la convirtió en mamá.

 Dios quería otra flor para su jardín y la eligió a Blanca

El último adiós fue íntimo, solo acudieron familiares y amigos a la ceremonia que se realizó en la capilla del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue y hubo una suelta de globos blancos en homenaje a la pequeña.

Globos iguales a los que ella misma había usado para celebrar su cumpleaños número seis: “Recuerdo a tu mamá feliz, inflándolos con unos tubos de helio. Nos escapamos con Benja y un par de locos más al patio del SUM donde festejaban tu fiesta y los tiramos hacia arriba. Dios me iluminó para que perpetuara en video ese momento. Mientras los globos subían imaginabas en voz alta cuál sería su destino. Ahora lo sabés, pero te extrañamos con el alma. Y hay días en que, en especial a mamá, le dolés en el pecho y le pesás en la pisada”, escribió Ángeles Balbiani, amiga de Ardhoain, en el día del cumpleaños de Blanquita.

El apoyo incondicional de los amigos, y del público

Por aquellos días, en la calle la gente hablaba de Blanca. Aunque no la conocían en persona, la historia conmovió tan profundamente, que muchos la sentían como parte de su familia. Hubo cadenas de oración, mensajes de aliento para la familia bajo el hashtag #FuerzaBlanca y carteles en la puerta de la clínica.

Aquel cariño fue sin dudas un pilar fundamental para los papás: “¡Hija, te estamos mandando todo nuestro amor! Ya muchos que ni te conocen se unieron a nosotros y estamos rezando por ti. Gracias por la fuerza que le están mandando a nuestra hija, ¡se les agradece de todo corazón! La estamos llenando de luz y amor”, había escrito Pampita en ese momento.

Gonzalo Valenzuela, amigo de Benjamín desde la adolescencia, se mantuvo firme, acompañando a la familia. Incluso viajó especialmente al país trasandino para apoyar a la pareja y se ofreció a cuidar a Bautista y Beltrán: “Sin palabras, puro dolor”, fue lo único que atinó a decir apenas se conoció la triste noticia.

 Pidamos todos por blanca vicuña… Ella necesita buena energía

Pidamos todos por blanca vicuña… Ella necesita buena energía. Gracias por estar… De verdad, gracias”, había tuiteado Juana Viale, en ese entonces pareja del ex galán de Las Estrellas.

Mi niña, tímida y compañera

Blanca heredó mi timidez. Ella es tímida y yo de chica era igual. Ella es muy femenina con sus cosas, es una lady. Ella es mi compañera, somos muy unidas. A cualquier lado que voy viene feliz, me ha acompañado a producciones de fotos o a pruebas de ropa y se queda mirando las telas; para ella es como una cosa de princesas”, había descripto Carolina a su hija, meses atrás.

Niña de mis ojos”, escribió hace un tiempo Vicuña, que en todos sus posteos la llama cariñosamente “Mi Niña”. Hace unas semanas, en diálogo con Revista Hola contó que no hay un día de su vida en que no piense en ella y que se siente como “un hombre extraviado”.

Blanca nació el 15 de mayo del 2006, el mismo día que la mamá del actor, coincidencia que él calificó como “bonita y trascendental”. El nombre fue elegido en honor a la abuela del galán, y de esta manera la pareja inauguró la tradición de ponerle a todos sus hijos nombres con la letra “B”.

En el 2014 la vida le dio una revancha a Pampita y Benjamín que se convirtieron en papás de Benicio. Un año más tarde y luego de una década de amor, la pareja le puso fin a su relación.

Hoy la modelo rehizo su vida con Juan Pico Mónaco y el actor está en pareja con Eugenia La China Suárez, con quien espera un bebé. Lejos de las diferencias, el amor por sus hijos es más fuerte y esta noche compartirán una misa en honor a la pequeña. Fuente Teleshow

Comentarios